tintas Offset

En Grupo Gevisa tenemos a la disposición tintas para aplicación Offset en líneas proceso, pantone, tintas de secado UV y metálicas para todo el mercado centroamericano.

Tintas Offset para impresión Martínez Ayala

En Grupo GEVISA comercializamos tintas Offset del fabricante Martínez Ayala.

Empresa española con 90 años de experiencia produciendo tintas offset de primera calidad.

  • Sede en Murcia, España
  • Fundada en 1932
  • Fabricación y comercialización de tintas para artes gráficas, siendo las tintas Offset la especialidad productiva.

Tenemos a su disposición las siguientes líneas de tintas Offset:

Ecoprint

Es tinta proceso de gama semi fresca basada en aceites vegetales para impresión offset.

Destaca por su gran versatilidad y estabilidad en maquina.

Ecointense Oxidativa

Una serie de tinta proceso Offset que se caracteriza por una velocidad de secado oxidativo muy alta.

Cuenta con una gran absorción sobre el soporte, una excelente resistencia al roce y un brillo muy alto.

Pantone Basic

Serie de tintas pantone semi frescas basadas en aceites para impresión offset que destaca por su gran versatilidad y estabilidad en máquina.

Diseñada para realizar trabajos que requieran alta resistencia a la degradación así como resistencia al plastificado o al barnizado UV.

Pantone Basic Foil

Tintas pantone de secado rápido que puede ser utilizada principalmente sobre soportes no absorbentes (PVC, plásticos, papeles con recubrimiento metálico, etc.), donde el proceso de secado se lleva a cabo exclusivamente por oxidación. 

Tintas Metálicas y Fluorescentes RADIOR

La empresa francesa RADIOR se dedica exclusivamente a la fabricación de tintas metálicas y fluorescentes

Esta dedicación le permite contar con muchas opciones para cualquier aplicación que necesite, desde tintas convencionales hasta tintas metálicas UV para empaques de comida.

Preguntas Frecuentes

Cambios de color en tinta Offset

Los tonos que se observan a simple vista en la impresión de un mismo color deberían parecer iguales para la mayoría de los observadores. 

Sin embargo, desde un punto de vista físico siempre habrá diferencias, incluso utilizando un único lote de una sola tinta. 

Estas diferencias deben ser imperceptibles a simple vista, pero un espectro-densitómetro bien calibrado puede medirlas y expresarlas matemáticamente. Lo importante es que las diferencias, expresadas como Delta E, permanezcan debajo de los estándares. 

Para más información sobre este tema, referirse a nuestro documento: Tolerancia de Color en Prensa.

Los tonos que se observan a simple vista en la superficie de un recipiente con tinta no reflejan lo que se observará en la impresión. 

Las densidades (capas) altas de tinta multiplican las diferencias y las hacen notorias a simple vista. Sin embargo, si se comparan densidades (capas) de similar tamaño, las diferencias se minimizan y deberían estar dentro de los rangos de Delta E estándar. 

También hay que recordar que la tinta no está hecha sólo de pigmentos (el componente que da el color) si no también de un vehículo (componente que puede ser base aceite, base agua o base solvente) y aditivos, los cuales pueden dar una apariencia distinta a la tinta en su recipiente, pero eso no implica que estas diferencias serán notorias una vez impresas.

Las tintas offset se preparan en lotes, y aunque los fabricantes siguen protocolos internos estrictos de producción y procuran utilizar las mismas materias primas y los mismos procesos, la naturaleza de trabajar con pigmentos y otros componentes de origen orgánico ocasionan siempre leves cambios. 

Es responsabilidad de los laboratorios de control de calidad de los fabricantes de tinta mantener estas diferencias a un mínimo.

El ojo humano, aunque es un órgano sumamente evolucionado, no puede percibir los cambios de color de forma tan precisa como un espectro-densitómetro. 

Además, el color percibido por cada persona es algo subjetivo, y por ende no puede haber un estándar de comparación de persona a persona. 

Por eso, cada vez que hay una no conformidad o un reclamo por cambio de color, debe ser verificado mediante una medición con un aparato espectro-densitómetro calibrado para que este sea completamente objetivo.

Las tintas son elaboradas con pigmentos de distintos orígenes. Algunos de estos pigmentos no son resistentes a las sustancias alcalinas ni a los solventes. 

El barniz acuoso es alcalino, con valores de pH que van desde 8.5 hasta 11. El barniz UV, aunque hoy en día es casi completamente libre de solventes, siempre utiliza una pequeña cantidad de solventes reactivos en su composición. 

El proceso de curado con radiación UV es además dañino para los pigmentos de baja resistencia a la luz.

La mejor solución es utilizar tintas que sean resistentes al álcali y a los solventes. La resistencia al álcali y a los solventes se mencionan casi siempre en la ficha técnica o en las etiquetas de la tinta. 

También se puede exigir al proveedor de tinta que se entreguen siempre tintas que cumplan con la norma ISO 2837. Estas tintas serán sin embargo siempre más costosas que las tintas estándar.

Los distintos colores de tinta tienen distintas resistencias a la luz solar. Dicha resistencia viene expresada en números que van desde 1 a 8, y se conoce como la “Escala de wool”. 

La palabra “wool” significa lana en inglés, y es una escala que se adoptó de la industria textil hacia la industria gráfica. Todo pigmento resiste una cantidad determinada de luz solar antes de comenzar a perder su color natural. 

Entre más alto el número, mejor es la resistencia. Los pigmentos que se utilizan para artes gráficas casi siempre tienen una resistencia mínima de 3, sin embargo, este número es aún bajo y da como resultado una resistencia promedio de algunos días con luz solar. 

Únicamente los pigmentos que tienen resistencia 5 o más pueden resistir varios meses bajo luz solar.

Cuando los fabricantes colocan valores y advertencias en las fichas técnicas, fichas de seguridad y etiquetas del producto, estos no implican que los problemas y peligros mencionados pasarán siempre, sino que son problemas que “pueden llegar a pasar” y el no seguir las indicaciones del fabricante aumentan la posibilidad de que estos pasen. 

Lo importante es seguir estas advertencias siempre para evitar reclamos y devoluciones. 

Recordemos que trabajamos con componentes de distintos lotes, distintos fabricantes y bajo condiciones de producción que siempre están cambiando. La única forma de evitar problemas, es apegarse a las instrucciones de los fabricantes al pie de la letra.